Técnica de punta-tacón

Una técnica de reducción de marchas relacionada se llama punta tacón,  en la que los pedales de freno y acelerador se presionan simultáneamente. Clásicamente, el freno se presiona con el pie derecho y el pedal del acelerador es controlado por el talón derecho, mientras que el pedal del embrague es presionado por el pie izquierdo. Sin embargo, las variantes son posibles, con el freno y acelerador presionado por el pie derecho.

La adecuada técnica de punta tacón ayuda tanto en la desaceleración del vehículo, mientras que al mismo tiempo acelera el motor para un cambio hacia abajo emparejado. En cualquier escenario la reducción de marchas puede ser extremadamente peligrosa, especialmente en condiciones de baja adherencia. La punta tacón pueden utilizarse con cualquier tipo de caja de cambios cuando es necesario el frenado simultáneo y la reducción de marchas. Aunque es difícil, el dominio de la técnica de punta tacón en conjunción con el embrague es esencial para la conducción de alto rendimiento (por ejemplo, las carreras de rally) para permanecer en la marcha óptima, independientemente del frenado simultáneo, la aceleración, y realizando los cambios requeridos. Esto permite que el motor permanezca en su “banda de potencia” y permite una para conducir tan rápido como sea posible. La izquierda de frenado del pie mientras se acelera el motor con el pie derecho para dar cabida a bajar el cambio en una situación sin embrague lleva a cabo la misma hazaña.

El propósito del talón-punta de doble embrague es para reducir la marcha más de una marcha utilizando el frenado del motor en el engranaje intermedio. Esto proporciona el máximo de frenado y la velocidad óptima del motor para salir causando el menor desgaste de toda la cadena cinemática. Si bien esto no es el doble embrague en el sentido convencional, el término se utiliza para describir esta técnica puesto que el pedal del embrague se presiona más de una vez.