Primer Campeonato de Carlos Sainz

carlos-sainz-L

El primer campeonato e Carlos Sainz lo logro en el año 1990. El campeonato comenzó en el rally de Montecarlo, con la ausencia de nieve, por lo que se realizó sobre asfalto casi seco.

El duelo de ese rally se dio entre Sainz y Auriol que tras los primeros 20 tramos del rally se encontraban empatados en cabeza. En la última noche, en turini, Auriol se impuso con su auto modelo Lancia Delta Integrale al que nada pudo hacer en ese momento Sainz con su célica.

Toyota presento una reclamación alegando que el turbo del Lancia fue manipulado, pero fue desestimado por los comisarios.

Tras Montecarlo se disputo el Rally de Portugal. La carrera se convirtió en una batalla de desgaste dominada por los Lancia de Biasion, Auriol Y Kankkunen que coparon las 3 placas del podio, mientras que el resto de los participantes fueron cayendo poa a poco uno por uno. En los primeros tramos que se corrían en Asfalto, Schwarz se puso como líder, pero lamentablemente opto por restirase. En ese mismo hecho Sainz termino por retirarse también debido a que su auto tenía la trasmisión rota.

En el rally de safari todo cambio, la marca Toyota llevo a Sainz, Ericsson y al sueco Bjor Waldegard, que ya sabía cómo ganar en la prueba con un Célica. Lancia perdió todos sus pilotos que no resistieron la prueba y solo Kankkunen pudo terminar la prueba.

Carlos Sainz termino con un buen resultado para la marca japonesa.

En el rally de Córcega se vivió otro gran duelo entre Sainz y Auriol ya que ambos se perfilaban como los favoritos para el título. En el inicio de la competencia, el corso Yves Loubet domino la prueba, pero un problema de origen mecánico lo alejo de la cabecera, Auriol lo aprovecho y se puso de líder, frente a un Sainz que casi abandono al encontrarse de frente con un espectador en pleno tramo.

Siguieron las fechas del campeonato mundial, y en el Rally de Finlandia, Sainz lo afrontaba como el único líder con 95 puntos, seguido de Auriol con 67 y Biasion con 64. En las tierras finlandesas el español tuvo una intensa pelea con Vatanen, que competía con un Mirsubishi Galant VR-4, y al que tuvo detrás casi toda la carrera, siempre con una leve diferencia. Por suerte Sainz logro aguantar la presión y termino ganando con 19 segundos de ventaja.

En el rally de San Remo, Toyota estaba obligada a dar un buen resultado si quería mantener las opciones de ganar el campeonato. Sainz domino la prueba, hasta el último tramo ya que se salió de la carretera perdiendo el liderato y bajando hasta la opción 3. Sin embargo eso no importo mucho, ya que esa tercera poción le valió para convertirse en el campeón del mundo, ese mismo año Toyota no gano el campeonato de constructores, ese título se lo llevo Lancia, ese año ambos celebraban, Lancia por su 4 título y Toyota por el primero de su historia.