Técnica de punta-tacón

Una técnica de reducción de marchas relacionada se llama punta tacón,  en la que los pedales de freno y acelerador se presionan simultáneamente. Clásicamente, el freno se presiona con el pie derecho y el pedal del acelerador es controlado por el talón derecho, mientras que el pedal del embrague es presionado por el pie izquierdo. Sin embargo, las variantes son posibles, con el freno y acelerador presionado por el pie derecho.

La adecuada técnica de punta tacón ayuda tanto en la desaceleración del vehículo, mientras que al mismo tiempo acelera el motor para un cambio hacia abajo emparejado. En cualquier escenario la reducción de marchas puede ser extremadamente peligrosa, especialmente en condiciones de baja adherencia. La punta tacón pueden utilizarse con cualquier tipo de caja de cambios cuando es necesario el frenado simultáneo y la reducción de marchas. Aunque es difícil, el dominio de la técnica de punta tacón en conjunción con el embrague es esencial para la conducción de alto rendimiento (por ejemplo, las carreras de rally) para permanecer en la marcha óptima, independientemente del frenado simultáneo, la aceleración, y realizando los cambios requeridos. Esto permite que el motor permanezca en su “banda de potencia” y permite una para conducir tan rápido como sea posible. La izquierda de frenado del pie mientras se acelera el motor con el pie derecho para dar cabida a bajar el cambio en una situación sin embrague lleva a cabo la misma hazaña.

El propósito del talón-punta de doble embrague es para reducir la marcha más de una marcha utilizando el frenado del motor en el engranaje intermedio. Esto proporciona el máximo de frenado y la velocidad óptima del motor para salir causando el menor desgaste de toda la cadena cinemática. Si bien esto no es el doble embrague en el sentido convencional, el término se utiliza para describir esta técnica puesto que el pedal del embrague se presiona más de una vez.

El embrague doble

El embrague doble (también llamado doble embrague) es un método de cambio de velocidad utilizado principalmente para los vehículos con una transmisión manual de falta de sincronización, tales como camiones comerciales y vehículos especiales. El doble embrague no es necesario en un vehículo que tiene una transmisión manual sincronizada.

Con este método, en lugar de empujar el embrague de una vez y cambiar directamente a otra marcha, el conductor coloca en primer lugar la transmisión en punto muerto antes de pasar a la siguiente marcha. El embrague se presiona y se suelta con cada cambio

La técnica de doble embrague incluye los siguientes pasos:

El acelerador se libera, se presiona el pedal del embrague y la caja de cambios se desplaza en punto muerto.

A continuación el pedal del embrague se libera, el controlador coincide con la velocidad del motor a la velocidad de marcha, ya sea usando el acelerador (cuando se cambia a una marcha más baja) o en espera de la velocidad del motor para disminuir (cuando se cambia a una marcha más alta) hasta que estén a un nivel adecuado para cambiar a la siguiente marcha.

En el momento en que las revoluciones del motor y el engranaje logran un alto grado de concordancia, el conductor presiona entonces inmediatamente el embrague de nuevo para cambiar a la siguiente marcha. El resultado debe ser un cambio de marcha muy suave.

 

Maniobra de giro con el freno de mano

El giro del freno de mano es una técnica de conducción utilizada para deslizar deliberadamente un coche de lado, ya sea con el propósito de cruzar rápidamente una curva muy cerrada, o para dar la vuelta así dentro del propio círculo de giro del vehículo.

El conductor comienza utilizando el manejo para transferir el peso de los neumáticos hacia afuera; el freno de mano se utiliza para bloquear las ruedas traseras, alterando de este modo la adherencia entre los neumáticos y la superficie de la carretera. Con la práctica, el coche se puede colocar con precisión al liberar el freno de mano y la aceleración del vehículo. La técnica se utiliza en los deportes de motor como el rally y otros.

Muchos coches deportivos, especialmente el Inglés como el MG y Triumph, tan tardíamente como en la década de 1970 fueron ofrecidos con una opción de freno de mano con fines de competencia- el botón en el extremo de la palanca tenía que ser presionado antes de que el freno se bloqueara, a la inversa de lo normal de acuerdo a lo que permite la aplicación más rápida y controlada en un giro del freno de mano, y menos susceptible de ser bloqueado accidentalmente mientras se hace una maniobra.

En un vehículo de transmisión manual de tracción trasera, también es necesario operar el embrague para evitar que el freno de mano se cale al motor.

Los giros de freno de mano son principalmente una técnica utilizada para cruzar las curvas cerradas en los deportes de motor, pero también se pueden utilizar en otras aplicaciones tales como un truco o conducción de persecución.

Para los propósitos de dobles, el estacionamiento en paralelo se puede completar en un solo movimiento utilizando el freno de mano. Esta técnica a menudo se demuestra en las exhibiciones de autos, lo que demuestra la agilidad del vehículo y el control del conductor.